lunes, 7 de octubre de 2013

La importancia de la atención psicológica




Desgraciadamente nuestro sistema público de Salud destina una cantidad de recursos ínfima a la salud mental y especialmente a la atención psicológica desarrollada por psicólogos.

Esto produce que relativamente poca gente haya tenido contacto profesional con algún psicólogo/a a lo largo de su vida, cuando seguramente este contacto hubiera conseguido enfrentar con mejores garantías los problemas emocionales y crisis vitales que todos sufrimos en algún momento de nuestra vida.

Los psicólogos no sólo realizamos terapia para problemas psicológicos o emocionales. El campo de actuación de la psicología es mucho mayor. Porque no todo en la vida es psicológico (aunque a veces los psicólogos nos creamos esto) las personas tenemos además problemas reales que nos pueden producir dificultades emocionales normales y que pueden enfocarse de mejor manera con la orientación y asesoramiento psicológico oportuno.

Aunque cada vez menor, sigue estando en el imaginario colectivo de la sociedad un cierto concepto peyorativo hacia las personas que recurren al apoyo psicológico, tachándolas de "locos" o "débiles mentales". Sin embargo poco a poco este prejuicio se va disolviendo entre las generaciones más jóvenes que ya reconocen este servicio como uno más dentro del campo de salud.

Un asesoramiento psicológico de calidad nos puede dar claves para mejorar nuestro estado emocional y nuestras relaciones con las personas. Pero también a veces nos hace reflexionar sobre aspectos de nuestra vida que tenemos ocultos y que nos producen un malestar que es bueno enfrentar, resolver y en todo caso reflexionar sobre ello.

La terapia psicológica nos hace reflexionar sobre aspectos personales con una intensidad y claridad que no es posible sin la guía de un terapeuta. Esta reflexión por sí misma muchas veces es suficiente para la resolución de muchos problemas. Aunque en otras ocasiones además de esta necesaria reflexión hay que guiar a la persona de una manera más cercana y aportarle las herramientas necesarias para mejorar o solucionar la dificultad psicológica que originó su malestar.

De una manera u otra la atención psicológica nos puede ayudar en muchos momentos de nuestra vida. Sería muy necesario que los que dirigen los sistemas de salud públicos fueran cada más conscientes de esta necesidad e igual que existe el médico de atención primaria se fortaleciera el papel de la atención psicológica en los centros de salud y unidades de atención primaria.